Casa Proa

El proyecto en conjunto de Casa Proa y L3 Arquitectura es un proyecto con su propia historia.

Años atrás el estudio tuvo su primer contacto con el terreno al visitarlo en su ubicación: Punta Ballena.

Desde un primer momento, resultó un proyecto desafiante por lo reducido de su ancho y de su largo, el que parecía impedir construir sobre él.
El terreno, ubicado encima de una ladera, se caracterizaba por su buena vista, la que había que aprovechar al máximo, logrando a su vez privacidad desde las rutas dado su alto tránsito.

El objetivo planteado por el cliente fue realizar allí una vivienda, la que estaría a la venta una vez concluida su construcción.
Los principales desafíos radicaron en las restricciones de normativa. Por un lado, con el objetivo de mantener la silueta del cerro, se habilitaba solamente a construir un máximo de un metro por encima. Por el otro lado, la ubicación del terreno en una esquina, obligaba a retirar el volumen.


Estos increíbles desafíos fueron los que dieron lugar al layout del proyecto que consiste en una tipología lineal, cuyo acceso se generó descendiendo por la ruta panorámica que otorga privacidad a la casa. Sin embargo, esta privacidad se combina también con la apertura del frente y todos sus ambientes, los que dan hacia el mar. Asimismo, las diferencias de niveles nos permitieron hacer un segundo nivel hacia abajo y hacia el mar el que posteriormente se convirtió en un gimnasio.

Entre los datos más anecdóticos del proyecto, destacamos el hecho de que la piedra utilizada para revestir la casa, fue la obtenida a través de la excavación necesaria para construirla.

Todos estos aspectos convierten a Casa Proa en un proyecto especial e innovador para L3 Arquitectura, que responde muy bien a cada situación y que no posee puntos de contacto con el resto de los proyectos de nuestro estudio.

El gusto por la obra final por parte del cliente, determinó su decisión de elegirla para uso personal en lugar de venderla, tal como se había planteado en un primer momento.